Aura-Soma

Reparte un poco de felicidad

Con todo lo que está sucediendo en el mundo hoy, parece sumamente oportuno dedicar una jornada entera a recordarnos la importancia de mantenernos positivos…

 

 

Concentrémonos pues en lo que tenemos en común y no tanto en lo que nos separa, y hagamos que cada sonrisa cuente. Si canalizamos y aprovechamos los poderes celestiales del equinoccio, podemos aumentar nuestros niveles de felicidad también, lo que nos permite aumentar nuestra capacidad de repartir amor.

 

¿Qué es el equinoccio?

Celebrado con antiguos rituales en el mundo entero y a lo largo de toda la historia, el equinoccio es un fenómeno cósmico profundo que ocurre cuando el sol cruza el ecuador celestial, y el día y la noche tienen la misma duración, y ello en todas partes del mundo. Esto sucede dos veces al año, alrededor del 20 de marzo y del 23 de septiembre. 

 

Utilicemos el equinoccio hoy para aumentar la felicidad

Independientemente del hemisferio (sur o norte) donde vivas, el equinoccio marca una oportunidad importante para nutrir nuestros propios niveles de felicidad. Y si somos felices, no podemos evitar ser catalizadores de una dosis extra de felicidad para los demás. Nos encanta la descripción de los equinoccios que da Rudolph Steiner (un visionario clave de la biodinámica): "el punto medio de la larga inhalación del invierno, o de la larga exhalación del verano".

Hemisferio sur (equinoccio de otoño) – el equinoccio de marzo marca el inicio de los días más cortos y los meses más fríos. Reflexiona sobre esto y utiliza este tiempo para sintonizarte, hacer las cosas que nutren tu cuerpo, tu mente y tu espíritu, descansar y reponerte.

Hemisferio norte (equinoccio de primavera) – los días más largos señalan el principio de la primavera; nota cómo esa luz nueva le da más vigor a tus pasos. Siente la energía brillante que te brinda, y concéntrate en rejuvenecimiento, renacimiento espiritual y abundancia de reflexión.

Aprovecha al máximo tus reflexiones del equinoccio, combinando el Equilibrium que estás utilizando o tu secuencia de poma de olor.

 

Reparte amor

 

“Todas las flores de todos los mañanas están en las semillas de hoy” Proverbio

 

La felicidad florece; por lo tanto piensa en ti como una semilla, concéntrate en lo que te conecta con todos y, si no puedes salir de tu casa, piensa en formas alternativas de compartir una sonrisa, hablar con ellos, preguntarles cómo están y escucharles con atención. Obra con bondad, al azar, y sin necesidad de agradecimientos.

Al ayudar a los demás también nos estamos ayudando a nosotros mismos sistemáticamente (las pruebas demuestran que cuando la persona se hace más altruista, su cerebro vive cambios fisiológicos que llevan a niveles más elevados de felicidad, mejor salud y longevidad) – ¡ganamos por todos lados!

 

He aquí algunas ideas para repartir unas sonrisas:

  •        Regala flores
  •        Da tu tiempo
  •        Ofrécete para hacerle las compras a alguien
  •        Llama a un amigo y hazlo reír
  •        Envía una tarjeta a alguien de quien estás alejado
  •        Conversa con un colega con quien piensas que no tienes nada en común; haz el esfuerzo de encontrar terreno común
  •        Dile a las personas lo que te gusta de ellas
  •        Agradece a las personas que amas por lo que hacen por ti
  •        Extiéndele una mano a una persona necesitada
  •        Deja que tu sonrisa se estire un poco más

Toma nota del efecto en cascada. Toma nota de cómo te hace sentir.